Toda mujer sabe que uno de los secretos de la elegancia reside en las combinaciones correctas de ropa, y al saber combinar los colores a la perfección. Sin embargo, todavía es más difícil combinar joyas con tu traje, o simplemente saber elegir la bisutería más adecuada para tu cutis o estilo. El riesgo es centrarse demasiado en el clásico, y por tanto parecer demasiado “anticuado”; o intenta resaltar tu estilo personal, a costa de excederlo y obtener el efecto contrario. Aquí tiene algunos consejos para no equivocarse y sacar el máximo provecho de sus joyas!

Pendientes: atención a la forma de la cara

Los pendientes son un complemento imprescindible para toda mujer. Todos los traemos, sean grandes, discretos o de colores. Pero lo que no mucha gente sabe es que los pendientes tienen un efecto directo en la forma en que nuestra cara aparece en el espectador. Tomamos el caso de los pendientes alargados: definitivamente no son recomendables para aquellos que tienen la cara ovalada, porque destacan la longitud de la cara, haciendo que parezca menos regular de lo que es en realidad. Sin embargo, son perfectas para los que tienen la cara redonda, porque son capaces de resaltar más sus características. Una norma general, pues, es no llevar nunca unos pendientes demasiado llamativos con collares vistosos: corre el riesgo de anular el efecto de ambos complementos y parecer fuera de lugar.

Pulseras

Hay muchos tipos de pulseras: desde las más delgadas hasta pulseras, mucho más voluminosos y vistosos. Además del gusto personal (la pulsera más que otros muchos complementos te puede hacer entender tu estilo sobre la marcha y decir algo sobre la personalidad de quien la lleva), es importante elegirlas en relación al tamaño de la muñeca. Las pulseras circulares pequeñas (como las pulseras LOL de la colección de joyas Eclat) son perfectas para resaltar muñecas delgadas y armoniosas. Si no, o si por algún otro motivo prefiere cubrirlos, elija pulseras de banda ancha. Las pulseras más sencillas también son especialmente adecuadas en combinación con vestidos de colores y vivos, mientras que las más gruesas se avecinan perfectamente con un traje de noche o con un traje más elegante y refinado.

¿Oro o plata?

Es una elección difícil. Neto de gustos personales, aquí también hay unas normas básicas que puedes seguir para combinar mejor las joyas según tus características. El oro amarillo es, sin duda alguna, el metal más tradicional, y nunca se arriesga a pasar de moda. Además de ser de hoja perenne, también es extremadamente versátil porque aporta un toque extra a cualquier tipo de piel. Para los ojos pardos o verdes, con reflejos cálidos, el oro amarillo les hará destacar aún más.

La plata, en cambio, está especialmente indicada para aquellos que tienen la piel pálida, y el pelo rubio o en todo caso con tonos muy claros. Es un metal que combina fácilmente con todo tipo de vestidos, sobre todo si llevas colores vivos o looks total black o total white.

Piedras preciosas

Las piedras dan un toque extra a cualquier complemento. Aunque su atractivo es innegable, puede ser difícil averiguar cómo llevarlos. Si no estás decidido, opta por el aguamarina: es una piedra que queda en prácticamente todo. Es extremadamente versátil, se adapta a cualquier tipo de piel (potenciando aún más las pieles pálidas y destacando las pieles más oscuras).

La etiqueta dice que los diamantes no deben utilizarse durante el día (aparte de los anillos de compromiso). Reglas aparte, los diamantes son un toque de clase que se adapta a todas las mujeres, y que destaca en cualquier traje, sobre todo cuando se combina con un engaste de oro blanco o platino, que le da un toque más elegante.

Artículo escrito por la redacción de outletropabarata


Nuestros Artículos más populares:

tienda de ropa por internet

Tienda China Barata

CosmologíA Muestras De Productos